Kathleen Krüger: la capataz del Bayern Múnich

Kathleen Krüger ha estado vinculada con el Bayern Múnich en cuatro frentes diferentes: primero como hincha; luego fue jugadora de la Bundesliga femenina al debutar en 2004 con el equipo bávaro. En sus cinco años como profesional jugó como centrocampista; ya en 2009, tras renunciar al fútbol profesional, se convirtió en asistente del director deportivo, y, actualmente, es la “Team manager”. En este último trabajo lleva ocho años tras ser ascendida en 2012.

“Siempre quise trabajar en el sector deportivo. Pero desde el principio fui muy realista y sabía que la industria era muy atractiva y que había muchos solicitantes para pocos puestos de trabajo. El hecho de que hoy pueda trabajar en mi deporte y en mi club, es como haber ganado la lotería”, comentó Krüger en una entrevista para la página oficial del equipo.

Aunque desde hace más de quince años dejó la cancha su trabajo sigue vinculado a este escenario, ya que su oficio se basa en atender cada necesidad del plantel: coordinar viajes, entrenamientos, citas médicas o cualquier actividad extradeportiva de los entrenadores y futbolistas. Gracias a sus estudios en gestión internacional y a su experiencia futbolística ha logrado mantener un trabajo limpio con los jugadores, y, especialmente, en esta época de pandemia.

La Team manager ha labrado un camino lleno de esfuerzo y convicción desde la primera vez que estuvo en las gradas del ya desaparecido estadio Olímpico de Múnich apoyando al Bayern. Su pasión por el fútbol y su sentido de pertenencia por la institución han sido fundamentales en este conjuro victorioso. En un momento donde los movimientos feministas se han vuelto recurrentes, Krüger ha dejado en alto el trabajo que ejercen hoy en día muchas mujeres sin la necesidad de dejar este plasmado en pancartas y altavoces, demostrando así que los legados que cambian la historia no dependen del panfleto, sino de la fuerza que se imprime a esa añoranza por superar las circunstancias de su propio tiempo.